Viajando por Mozambique II – Tete

Continuando con mi serie de relatos de mis viajes a través de este país, hoy es el turno de contarles sobre el primer gran viaje terrestre que hice por estas tierras, el cual recuerdo mucho no solo por lo intenso del viaje sino también porque fue mi primer gran choque con la cultura local.

La idea de hacer este viaje surgió de parte de Sergio, uno de los colegas con los que trabajo quien quería visitar a su familia en la ciudad de Tete, en la zona noroccidental de Mozambique, en uno de los pocos festivos que tiene el calendario de este país en comparación a los muchos que tenemos en Colombia. No sé si algún día el lea estas cosas que yo escribo por causa de la diferencia de idiomas, pero si lo hace, quiero que sepa que siempre estaré agradecido con él, no solo porque me invito a acompañarlo y me abrió las puertas de su casa cuando apenas si me conocía sino porque también me ayudo siempre sin esperar nunca nada a cambio, el siempre será para mí un gran amigo, así que dedico este post para él, a ese mozambicano que me permitió salir de mi condición de turista y me enseño a vivir este país como uno más de los suyos.

IMG_1425

Viajando por carretera

Viajar por tierra en Mozambique no es algo fácil, el estado de las carreteras es bastante regular, solo algunos tramos cuentan con excelentes condiciones y siempre son en doble sentido con un solo carril por cada lado cuando no es un solo carril el que esta pavimentado. Adicional a esto siempre esta la imprudencia de algunos conductores, de la gente y hasta de animales lo cual hace que siempre haya un riego latente a la hora de viajar, aun así la mayoría de carros accidentados corresponden mas a transportes de carga que de personas en general.

IMG_1444

Otro factor que hay que tener en cuenta a la hora de viajar aquí, son las grandes distancias que separan cada lugar, porque todo aquí queda muy lejos, así que los viajes generalmente suelen ser largos y si a esto le sumamos la incomodidad de los transportes locales pues ya se podrán imaginar que cuando uno llega a su destino llega todo menos descansado. También dependiendo del tipo de transporte hay mas o menos paradas, los machibombos muchileros son una pesadilla para el viajero porque aparte de ser los mas incómodos paran en todo lado, y algunas veces hasta van un poco lento lo cual puede hacer que un viaje de 10 horas se convierta en uno de 14 por dar un ejemplo.

A pesar de todo, estos viajes tienen su recompensa, pues a parte de ahorrar dinero en comparación a un vuelo cuyos precios son exorbitantes y hasta abusivos (ya les contare de mis experiencias con esto otro día), se puede apreciar un maravilloso paisaje, compartir el tiempo para conocer la gente, y hacer algunas compras interesantes ya que en cada parada los vendedores se lanzan como un enjambre con sus productos y se pueden comprar cosas que siempre caerán bien para matar la sed o el hambre y que van desde gaseosas y galletas, hasta frutas y verduras por precios bastante cómodos.

IMG_2411

El viaje

Recuerdo que salimos a medio día de Vilanculos, montados en una chapa que se tomo una hora en llegar hasta Pambara, cuando el trayecto normal en carro no toma mas de media hora. Pambara es el nombre que recibe el cruce que se forma entre la carretera a Vilanculos y la carretera principal por donde pasan todos los machibombos que van a diferentes destinos por todo el país. Se podría decir que es algo como una terminal de transporte no oficial y cuenta con algunas barracas donde se puede comprar algo para tomar o comer mientras se esta a la espera. Como dato curioso les cuento que aquí venden gacela guisada como uno de los platos principales, y es curioso porque creo que no es legal la venta de la carne de este animal ya que hasta ahora no había visto tal platillo hacer parte de ningún menú en los restaurantes de la villa. Cuando pregunte por la procedencia de esa carne me dijeron que eso lo vendían algunos cazadores que suelen pasar por ahí y aunque en su momento me quede con las ganas de probarla, en otra ocasión mas adelante la degustaría mas como una curiosidad y les puedo decir que es como comer carne de ternera, tanto en la textura como en el sabor, realmente jamás en mi vida me había imaginado el comerme uno de los antílopes que tantas veces había visto saltar con gracia por la pantalla de mi televisor cuando veía documentales por Discovery Channel.

IMG_1951

Retomando un poco, resulta que habíamos llegado tarde y ya había pasado el bus que nos tenía que llevar, así que no tuvimos más remedio que esperar a ver que pasaba que nos sirviera. Afortunadamente no tuvimos que esperar mucho porque al rato paso un carro que casualmente iba para Tete, así que arreglamos con el un pago y nos fuimos. En el camino nos hicimos amigos del conductor y como el viaje es bastante largo (son unas 14 horas aproximadamente) teníamos que hacer una parada en algún lado así que nos dirigimos a Chimoio que es una de las principales ciudades en el centro del país. Desafortunadamente un poco antes de la media noche nos pinchamos en medio de la nada porque aquí las carreteras no tienen alumbrado y no hubo mas remedio que salir a alumbrar con los celulares para ayudar a cambiar la llanta.

Cuando llegamos a Chimoio, dejamos las cosas en un pensión bastante fea pero que era lo que el presupuesto permitía y nos fuimos a la “súper discoteca del lugar”, que para mi no fue la gran cosa pero que por lo menos no estaba mal, realmente desde que llegue aquí he extrañado bastante los buenos sitios que abundan para salir en Bogotá.

IMG_1418

IMG_1426

Para ponerle mas sabor a este viaje, resulta que yo había estado incubando una gripa que infelizmente se despertó en aquel día, así que andaba un poco medio atontado con todo y no me percate según Sergio de unas negritas que me estaban “echando el ojo” cuando andábamos en el carro por la calle. Finalmente nos fuimos a dormir un rato porque supuestamente íbamos a salir temprano pero fue todo un lio levantar al conductor porque solo habíamos dormido 3 horas y no nos pudimos ir hasta que fuimos a un taller para arreglar la llanta que se había pinchado porque eso hizo que los rines se doblaran un poco y no nos podíamos ir así ya que talleres mecánicos realmente hay muy pocos y aun nos hacia falta la mitad del camino.

Cerca del medio día continuamos nuestro viaje, por el camino los paisajes fueron increíbles y yo estaba muy contento porque por fin vi la África durante tanto tiempo había imaginado en mi cabeza, los arboles verdes y las sabanas amarillas, atravesadas por ríos de aguas claras y frescas, con las mujeres robustas llevando cosas en la cabeza cargando niños pequeños en sus espaldas pero también con muchos incendios en varios puntos del camino, los baobabs secos y con las chozas.

IMG_1436IMG_1460IMG_1448IMG_1463IMG_1453

Un poco antes de llegar, tuvimos que parar un rato porque hacía un calor infernal y el pobre carro se negó a andar mas por causa del recalentamiento. La provincia de Tete cuya ciudad tiene el mismo nombre tiene fama de ser la región más caliente de todo el país, cosa que podría comprobar y sufrir en carne propia a lo largo de todo el fin de semana.

IMG_1466

Después de una pausa obligatoria de casi una hora continuamos nuestro viaje para finalmente arribar a nuestro destino.

La ciudad de Tete

Lo primero llama la atención al llegar es la larga hilera de camiones y tráileres que están a un lado del camino, la razón es porque están en espera de que el puente (que es el segundo o tercer mas largo en Mozambique) se abra para que puedan cruzar con destinos a los otros países vecinos.

IMG_1495

Muertos de cansancio como estábamos, lo primero que hicimos fue buscar la casa de la mama de Sergio, y después de seguir unas cuantas indicaciones, llegamos a un barrio de casitas prefabricadas, nuestro amigo nos dejo en la puerta de la casa y luego de despedirnos y desearle un feliz resto del viaje entramos y nos acomodamos. Por fin teníamos un lugar decente donde bañarnos, comer y descansar bien, así que una vez recuperados salimos en la noche a dar una vuelta.

La ciudad es bonita, es pequeña, organizada y mucho mas limpia que otros lugares que había visto, esta ubicada a las orillas del Zambeze y actualmente es unos de los centros de mayor desarrollo del país gracias a la minería y otros recursos naturales que tienen en la región. Mucha gente se extraño de me fuera a un a lugar así, ya que realmente las altas temperaturas y la falta de atractivos turísticos hacen desanimar a muchos de los potenciales viajeros, pero en mi concepto para mi ha sido una de las regiones mas bonitas que he conocido. El camino para llegar ofrece un paisaje muy variado, aquí queda la mayor concentración de baobabs del país, formando un paisaje que ni siquiera en sueños el principito se hubiera podido imaginar, y el rio Zambeze es enorme, de aguas tranquilas pero que esconde en su interior peligrosos cocodrilos aunque no logre ver ninguno, tal vez sea por ese color verde esmeralda que lo hace brillar como una joya en medio tan particular paraje.

IMG_1482

Al otro día tuve la oportunidad de tener un almuerzo en familia pero por supuesto a la manera mozambicana, el menú lo componía pescado del rio el cual tiene un sabor mas que exquisito y xima, todo obviamente se come con la mano y después de terminar cada quien tiene derecho a servirse como desee hasta quedar satisfecho. Mas tarde probaría un jugo hecho con el fruto de los baobabs, tenia buen sabor y echo casi hielo me caía como enviado del cielo, aunque mi sorpresa seria aun mayor al encender el televisor y ver en un concurso nacional a una pareja bailando canciones de Carlos Vives, era imposible no sorprenderse pero sobre todo emocionarse ante una cosa de estas.

En tarde aprovecharía la oportunidad para probar si encontraba un cajero automático que me recibiera mi tarjeta American Express, mas solo me sirvió para darme cuenta que por lo menos en este país, no es mas que un plástico mas en mi billetera. A parte de eso recorrimos la ciudad pero esta vez de día para satisfacer mi curiosidad mientras bombardeaba en simpático portuñol de preguntas sobre el lugar a mi guía.

Después de cruzar el puente a pie, cogimos una chapa que nos llevaba a ver unos terrenos, donde el esperaba algún día tener un lugar propio, aunque no sabia si precisamente para vivir ahí. Había que darle una mirada a aquel lugar para imaginar como viviría la gente ahí, la temperatura era calcinante y el paraje era prácticamente desértico, no hay señas de calles que dividan claramente el lugar y todo el mundo parece haber desparecido, únicamente estamos nosotros y unos cabritos que parecen estar muy a gusto comiendo hierba seca tranquilamente bajo los fuertes rayos del sol.

IMG_1501

Una vez caída la noche, nos fuimos a ver la final de un partido de básquetbol con los viejos amigos de Sergio y a tomar algo, yo para ellos era toda una novedad, eran como decimos en mi tierra “gente chévere”. Para celebrar la ocasión y como no podía ser de otra manera, pidieron una de las especialidades del lugar, una cabeza de cabrito para comer y por ser el invitado de honor me toco nada menos que ser el primero en degustar los recién sacados y aun humeantes, sesos del animal, así que ante tal espectáculo no me quedo mas remedio que hacer de tripas corazón y demostrar que la cuchara quedaba limpia de tan suculento manjar.

Uno de los aspectos que me llamo la atención mientras estuvimos en aquel lugar fue un corte de energía que retraso el juego por espacio de casi 30 minutos, y es curioso porque la provincia de Tete tiene la represa hidroeléctrica mas grande del país, la cual hincha de orgullo el pecho de los locales cada vez que hablan de ella ya que según ellos es tanta la energía que se produce que la energía se exporta a Sudáfrica, Botswana y otros países, así que para mi era un poco paradójico pero luego de ver como se incendiaban unos cables de energía sobre los postes en una calle comprendí que el problema era por la deficiente red que se tiene para alimentar a la ciudad.

Terminada la entrega de premios y la posterior celebración, nos fuimos a un sitio a bailar a las afueras de la ciudad, nos esperaba el viaje de regreso a las 4 de la madrugada así que la mejor idea es siempre ocupar el tiempo para no dormir y no correr el riesgo de perder el machibombo. En esos momento yo ya era victima de la deshidratacion a causa de la temperatura y la gripa, los labios secos y partidos no eran ya un buen síntoma pero era la ultima noche y a pesar de todo la pasamos realmente bien.

El regreso

A pesar del cansancio, no se logra dormir bien en un viaje. El machibombo iba demasiado lento para mi gusto y los incomodos asientos no permitían descansar. A mi lado se encontraba un hombre con un niño pequeño que no se animaba mucho a hablar, todo estaba repleto de gente y con la pobre ventilación, parecía que nadie hiciera nada mas que transpirar.

Poco antes de llegar nos detuvo la policía para hacer una revisión de pasajeros como se acostumbra con cada carro que entra o sale del interior. Le muestro al oficial mi pasaporte y después de examinarlo me hace un par de preguntas sobre mi estadía, me devuelve mi pasaporte y sigue indagando en tono agresivo a algunas personas mas. – “Están buscando inmigrantes ilegales”, me explican y me dicen que hay muchas personas que vienen de países como Etiopia o Somalia, buscando la manera de llegar a Maputo como una vía de escape a la miseria que vive allá.

Nos tomo mas de 15 horas llegar Vilanculos, a mi casa llegue muerto de hambre y con la mitad de mi cuerpo adormecido, empapado por completo en sudor pero con la cabeza llena de recuerdos, recuerdos que me permiten hoy siete meses después, revivir el viaje a través de estas líneas sentado ahora desde un cómodo sofá.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Viajando por Mozambique II – Tete

  1. Excelente! lo de los sesos de chivo me recordó a Indiana Jones!

  2. Que buen post hermanito!!! Te felicito, de verdad que es muy emocionante leer tus aventuras, cuando leo me lo imagino como cuando leo un cuento, de verdad que son experiencias únicas!!

  3. Federico dijo:

    Quiero preguntarte por las visas…..soy Colombiano (lei que a la llegada a mozambique se peude sacar, es cierto?)
    F

    • Mozambique al igual que muchos de los africanos permite esa posibilidad, de hecho un amigo de Argentina lo hizo de esa manera. Sin embargo ten en cuenta que como colombiano se requiere visa de transito si pasas por Sudáfrica y para ello se requiere la visa mozambicana, así que es un riesgo si optas por esa posibilidad. De cualquier manera lo mejor que se puede hacer siempre es consultar en las embajadas.
      Saludos y gracias por visitar mi blog!!

  4. claudio cardenas dijo:

    hola amigo..yo tuve la suerte estar en tete…estuve 6 meces porque trabaje en el proyecto minero de moatize..tambien conosco maputo…el mozambicano es una persona espectacular…nunca triste…cuanto nos falta aca en la argentina ..

    • hola, estoy de acuerdo contigo aunque bueno, para ser honesto yo me los imaginaba aun mas alegres porque al menos en la costas colombianas donde están la mayoría de afrodescendientes, todos los días es una fiesta. Un saludo hasta la Argentina, un país que también llevo en corazón

  5. NADIUSKA ROMERO dijo:

    Se ve muy interesante.tengo el gran amor de mi vida q se fue para alla ya un ano sin saber del!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s